Residencias para estudiantes ‘todo incluido’

A priori, las residencias y colegios mayores resultan más caras que el alquiler de una habitación, pero conviene sumar todos los gastos, para hacer cuentas. En los colegios mayores de las universidades públicas, sirvan de ejemplo las tres residencias de la Carlos III de Madrid, el alojamiento en pensión completa fluctúa entre los 690 euros mensuales de una habitación doble y los 870 de una individual. En residencias privadas como las de The Student Housing Company, en el centro de Madrid, los precios son más elevados: de 800 euros a 1400 por habitación individual premium con ático incluido.

Comparando, una habitación en un piso compartido en Ciudad Universitaria se puede conseguir por entre 300 y 500 euros, a los que hay que sumar la manutención y otros gastos que pueden no estar incluidos: luz, calefacción, internet., financiación en la última década los han dejado estancados. Contra eso, proyectos como el suyo insisten en estructuras vanguardistas y tecnología punta como factor diferencial. «Son edificios espectaculares a nivel arquitectónico», analiza Christopher, que cita el factor entre los más decisivos para los alumnos: «Ubicación, cerca de sus centros de estudio y los nudos de transporte, diseño, modernidad y trato, de tú a tú».

Esa relación de confianza es precisamente uno de los elementos que más define la «experiencia vital» de enrolarse en una residencia, en opinión de Holloway. Los centros fomentan la vida comunitaria entre sus inquilinos, patrocinan equipos deportivos, organizan competiciones, fiestas y actividades culturales e incluso ayudan en la búsqueda y realización de prácticas académicas. Además, la mezcla de estudiantes de distintas carreras y diversas procedencias geográficas favorece la integración en la comunidad universitaria. En un piso, donde los círculos sociales tienden a ser más cerrados y homogéneos, este proceso suele ser más complicado.

No obstante, las residencias tratan de estrechar los lazos entre su concepto y el del alquiler. Algunas, como en el caso de la Claraval o las residencias de la Carlos III de Madrid, ya proponen modelos basados en el independent living, una modalidad estructurada en torno a apartamentos y estudios privados, manteniendo además todos los rasgos clásicos de estos centros: pensión completa, gastos pagados, internet de 30mb garantizado y un pormenorizado sistema de seguridad, para mayor tranquilidad de los padres.

Residencias para estudiantes ‘todo incluido’

| Sin categoría | 0 Comments
About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>