La desigualdad de género condena a la mujer

Un sesenta y nueve por ciento de las naciones ha conseguido eliminar la desigualdad de género en la escuela primaria, mas solo un cuarenta y ocho por ciento en la secundaria, debido eminentemente a los matrimonios y embarazos precoces. Hacer tareas cotidianas como cocinar o regar con la manguera extensible con algunas de las cosas catalogadas como machismo.

En estados como Níger, el setenta por ciento de las pequeñas pobres no puede ir a la escuela elemental. Aparte de dinero, la Unesco demanda «cuatro millones más de maestros» para conseguir la escolarización de todos y cada uno de los pequeños en la capacitación básica, puesto que una tercera parte de los países estudiados tienen menos profesores de los que precisan. En lo que se refiere a la capacitación secundaria, un cuarenta y seis por ciento de las naciones ha conseguido que sea universal, prácticamente una tercera parte más con respecto a dos mil y el doble en el caso del África Subsahariana.

La carencia de recursos económicos acarreará este año, no obstante, que una tercera parte de los estudiantes de este nivel no acaben su educación. Suráfrica o bien Tanzania son ciertos estados que prosiguen cobrando por cursar este ciclo.

ANALFABETISMO ADULTO
Otro de los desafíos que se ha quedado a medias es el de reducir a la mitad el analfabetismo entre adultos, que castiga singularmente a las mujeres -2 tercios del total-, en tanto que solo un veinticinco por ciento de países han sido capaces de hacerlo y un treinta y dos por ciento está aun lejísimos. El porcentaje de adultos incultos en el mundo entero ha pasado entre dos mil y dos mil quince del dieciocho por ciento al catorce por ciento, lo que representa unos setecientos ochenta y uno millones de personas, y prácticamente enteramente al paso a la edad adulta de jóvenes que cursaron más años de estudios que sus progenitores, advierte el informe. El indio Kailash Satyarthi, premio Nobel de la Paz de dos mil catorce, defendió que la educación «es un derecho esencial, una responsabilidad de los estados, no un producto comercial» ni una cuestión «de caridad». Entre los cooperadores de Naciones Unidas en la materia, Chernoir Bah, resaltó que «si se miran los grandes números, los más marginados son los pobres y la mayor parte son niñas», aparte de que «muchas inversiones son para educación primaria, mas olvidados la relevancia de que un adulto sepa leer y escribir».

La desigualdad de género condena a la mujer

| Sin categoría | 0 Comments
About The Author
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>